images-2La creación de empresas en el país tiene una relación directa con el ciclo económico, y a medida que aumenta el producto interno bruto (PIB) –ahora con desaceleración– se registran nuevos emprendimientos en diferentes sectores de la economía.

No obstante, mantenerse en el mercado no es fácil y así lo demuestran las estadísticas y análisis de supervivencia empresarial, realizados por la Confederación Colombiana de Cámaras de Comercio (Confecámaras), según los cuales la tasa de supervivencia de los nuevos emprendimientos es del 29,7 por ciento, un porcentaje que se considera bajo.

Es decir, alrededor del 70 por ciento de las empresas creadas fracasa antes de los primeros cinco años de vida, de acuerdo con el documento ‘Nacimiento y supervivencia de las empresas en Colombia’, que fue realizado por el gremio a partir del Registro Único Empresarial y Social (Rues), y para lo cual se tomaron los datos comprendidos entre el 2011 y el 2015, en cuanto a compañías formales.

La causa del bajo indicador radica en el comportamiento de las empresas matriculadas como personas naturales (76 por ciento del total), las cuales registran porcentajes de supervivencia del 25,2 por ciento, 1,7 veces por debajo del que mostraron las sociedades jurídicas, que es del 42,8 por ciento. Los números revelan que existe alta vulnerabilidad de las firmas nacientes para mantenerse en el mercado, ya que pocas consiguen consolidar la posición y crecer hasta convertirse en empresas de un tamaño mayor, e incluso alcanzar un nivel representativo por ventas y por participación en el mercado.

Es más, al comparar las cifras con las de la supervivencia de otros países, los nuevos empresarios criollos están en desventaja.

Lo anterior porque la tasa de supervivencia de las empresas colombianas a los cinco años de haber sido gestadas o de ver la luz fue inferior a la observada en países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde).

Por ejemplo, en Francia el indicador de éxito de los empresarios primíparos a los cinco años es del 52,7 por ciento; en Italia, las empresas tienen una tasa de supervivencia del 48,3 por ciento; en España, este registro es del 39,9 por ciento, mientras en el Reino Unido el nivel llega al 37,5 por ciento. (Vea el gráfico: ¿En qué sectores están los negocios que se constituyen el el país?)

Más formalidad

Según Confecámaras, entre el 2011 y el 2015 el número de compañías formales creció el 15,7 por ciento.

Además, mientras en el 2011 el inventario de empresas nacionales era de 1’197.573 unidades productivas (280.620 sociedades y 916.953 personas naturales), cinco años después subió a 1’379.284 (370.318 sociedades y 1’008.996 personas naturales).

En este mismo periodo, también entraron al mercado local 1’033.211 firmas y se cancelaron 991.911, lo que equivale a una tasa de entrada bruta o nacimientos promedio del 23,1 por ciento y una tasa de salida del 19,5 por ciento.

Así las cosas, la tasa neta de entrada promedio fue del 3,6 por ciento.

Lo anterior significa además que en el país, por cada 100 empresas formales, entraron 23 nuevas al mercado y salieron 19. Igualmente, se observa que las sociedades exhibieron un crecimiento neto promedio del 7,3 por ciento anual, mientras que en las personas naturales se ubicó en el 2,4 por ciento.

También, la tasa de natalidad empresarial de Colombia fue superior a la de Perú (14,1 por ciento) y a la registrada por las economías europeas, que osciló entre el 4 y el 10 por ciento.

En otras palabras, nacen más empresas, pero en igual medida un número importante fracasa.

Así va el 2016

Y en lo corrido del año, de enero a julio se crearon 188.379 unidades productivas, con un crecimiento del 14,5 por ciento respecto a igual periodo del año anterior.

Con relación a la constitución de sociedades jurídicas, esta se incrementó un 20,2 por ciento respecto al 2015, al pasar de 38.819 a 46.657, y la de personas naturales, de 125.706 a 141.722, lo que representó una variación del 12,7 por ciento.

El presidente de Confecámaras, Julián Domínguez Rivera, dijo que el crecimiento de los registros de las empresas ha sido transversal a casi todos los sectores y refleja una vitalidad de la economía nacional y un creciente interés por parte de los inversionistas.

Pese a los índices de fracaso, en opinión del dirigente gremial esta dinámica es importante, pues las nuevas empresas inyectan a la economía nuevo conocimiento, tecnología y puestos de trabajo, al tiempo que estimulan la competencia en los sectores productivos a los que pertenecen.

Pese a las dificultades que puedan existir en los mercados y en la misma economía, la dinámica de la creación de compañías obedece, entre otros factores, a que las expectativas de crecimiento incentivan a los inversionistas a materializar su entrada, y viceversa.

Y mientras para el 2016 ya se espera un crecimiento del PIB del 2,5 por ciento, según la revisión que hizo el Ministerio de Hacienda, para la gestación de firmas se calcula que su crecimiento mantendrá los dos dígitos.

Comercio mueve la creación

Se estima que una tercera parte de las empresas que se crean en el país pertenecen al sector comercio al por menor y al por mayor.

El presidente de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), Guillermo Botero Nieto, dice que muchas personas inician su primer negocio o unidad productiva con una tienda, papelería o ferretería, entre otros.

El directivo agrega que el emprendimiento en ferreterías es alto y que hay jefes que incluso fomentan la creación de estos negocios por parte de sus empleados.

Otros subsectores que también exhiben una buena dinámica son las droguerías, cigarrerías, el comercio electrónico y los almacenes de prendas de vestir.

ECONOM??A Y NEGOCIOS DEL TIEMPO.COM